• 50 aniversario luctuoso Agustin Lara
  • Regreso a la audioteca
  • Podcast semanal
  • Rumores de Sevilla Slider
  • Microcircuito
  • Óscar Chávez
  • Seccion_audios_slider
  • Videos_slider
  • Contigo
  • Revista Frecuencia 20
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

La exposición que se inaugura este jueves 9 de junio en la Fonoteca Nacional, es un homenaje a los gritos y pregones que se escuchan en plazas y barrios de la Ciudad de México. La inauguración es el jueves 9 de junio, a las 19:30 horas, en la Galería René Villanueva y el Jardín Sonoro

Polifonía Ambulante

 

En un contexto global de homogeneización del sonido urbano, la Ciudad de México posee una identidad sonora característica. Los cantos y pregones de sus vendedores son un componente importante de este paisaje sonoro. Mediante cuatro obras distintas (Coro informal, Coro polifónico, Los gritos de México y Disco pirata), el artista sonoro francés Félix Blume propone una escucha alternativa de los gritos de la ciudad desde una perspectiva musical y lúdica.

En torno a esta exposición Félix Blume señala: “Mi propuesta es llevar a la gente a escuchar desde otra perspectiva estos sonidos, que para algunos son parte de su entorno. A través de la escucha intento provocar que se den cuenta de la riqueza sonora, tomando los sonidos como tal, borrando las fronteras entre música y ruido, revalorando los sonidos actuales de la Ciudad de México.

“¿Por qué no escuchar los ruidos de la ciudad como escucharíamos una composición musical? A mi manera quiero dar un homenaje a esos gritos a través de esta exposición. A su vez, forma parte de una memoria sonora de un tiempo que tarde o temprano se acabará y terminará en el olvido. Estas cuatro piezas giran en torno a esta idea de los ‘gritos’ en la Ciudad de México, desde un acercamiento sonoro”.

Para la realización de este proyecto el artista sonoro de origen francés pero que habita la mitad de su tiempo en la Ciudad de México, se inspiró en la obra del músico renacentista Clement Janequin, quien en 1547 compuso la pieza Les cris de Paris basándose en los pregones de comerciantes ambulantes y artesanos parisinos de la época. De la misma manera que Janequin encontró música en los pregones callejeros, Félix Blume propone una escucha musical de los gritos de la Ciudad de México.

En la pieza Coro Polifónico, por ejemplo, Blume transcribió la partitura de Janequin pero sustituyendo la letra por los pregones de los vendedores mexicanos. Después buscó un cuarteto vocal que interpretara la obra y el resultado se plasma en un video con sonido cuadrafónico. Al respecto Blume expresó: “Cuando llegué a México hace seis años me sedujo desde el primer momento esta serie de pregones y gritos de los vendedores de la calle de Moneda y de Correo Mayor, en el Centro Histórico. Les ponía yo atención como si se tratara de melodías, de música.

“Era una especie de analogía de un coro polifónico, lo cual se ha perdido en otras partes del mundo. Es importante rescatarlo, cuidar la identidad y la riqueza sonora de la Ciudad de México para construir una memoria que perdure en el futuro.”

Producto de esta fascinación, en la pieza Coro Informal Félix Blume se dio a la tarea de grabar los pregones más conocidos que se escuchan en esas calles del Centro Histórico, frases como “tamales oaxaqueños…”, y “…pura gorra de moda, te vale 50 pesos”.


Un homenaje a los gritos
y pregones que se escuchan
en la Ciudad de México

Mediante cuatro
instalaciones sonoras
el artista propone escuchar
de una manera diferente
el paisaje sonoro de la ciudad

Después transcribió los cantos en partituras y pidió al artista visual Daniel Godínez Nivón que hiciera un retrato de cada uno de estos personajes para imprimir una serie de diez postales que ejemplifican a los personajes citadinos cuyo canto fue registrado. En la instalación que se exhibe en la Fonoteca Nacional, cada postal adorna la tapa de una pequeña caja de madera, que al ser abierta por el visitante permite escuchar el sonido del pregón al que corresponde. La obra propone una interacción lúdica en la que el público puede abrir y cerrar las cajas a voluntad ampliando o disminuyendo el tamaño y dotación de este Coro Informal.

En sintonía con esta escucha de los sonidos de la ciudad, la pieza Disco pirata, consiste en un disco que, editado a la usanza de los discos piratas que se venden en las calles de la ciudad de México, contiene casi 100 grabaciones de sonidos de la ciudad y cuenta con una duración de tres horas. Este disco se maquiló en Tepito, al estilo propio del barrio, y se obsequia a los visitantes de la exposición.

Cierra la exposición Los gritos de México, una composición sonora multicanal sobre el paisaje sonoro actual de la Ciudad de México, creada a partir de grabaciones de diferentes tipos de gritos que pueden escucharse en la ciudad, desde vendedores ambulantes hasta manifestaciones y partidos de futbol o lucha libre. Esta obra, que ha ganado varios premios, fue adaptada especialmente para escucharse en el sistema envolvente del Jardín Sonoro de la Fonoteca Nacional.

Félix Blume (Narbonne, Francia, 1984) es un artista sonoro e ingeniero de sonido graduado de la escuela de cine INSAS de Bélgica y de la Brevet Audiovisual en Francia. Actualmente trabaja y vive entre México, Francia y Bélgica, colaborando con diferentes directores y artistas visuales, como Francis Alÿs.

Su trabajo se centra en la grabación y diseño de sonido para documentales, largometrajes y videoarte. La particularidad de su trabajo es que el audio y el aspecto visual están estrechamente ligados.

La inauguración de la exposición Polifonía Ambulante será este jueves 9 de junio de 2016, en la Galería René Villanueva y Jardín Sonoro de la Fonoteca Nacional, a las 19:30 horas. La entrada es libre.

La Fonoteca Nacional se ubica en la calle de Francisco Sosa núm. 383, esquina con Salvador Novo, colonia Barrio de Santa Catarina, delegación Coyoacán, Ciudad de México. A dos cuadras de la estación del metro Viveros y de avenida Universidad.

Tagged with