El VHS fue desarrollado en la década de 1970 por JVC y lanzado al mercado en 1973 por la propia JVC y su empresa matriz, Matsushita® (Panasonic®), junto con un grupo amplio de licenciatarias. Vino a competir con el entonces único sistema doméstico del mercado, el Betamax® de Sony®, también fabricado bajo licencia por Sanyo®.

Consiguió popularizarse y convertirse en estándar durante más de quince años gracias a una mejor estrategia de comercialización. Tuvo un sistema de licencias de fabricación más flexible que el de Sony® y supieron conocer mejor las necesidades de los usuarios, ofreciendo desde el principio un mayor tiempo de grabación, de dos horas, frente a sólo una hora de los primeros aparatos Beta. Además hicieron alianzas con las distribuidoras cinematográficas (sobre todo la exclusividad sobre las películas pornográficas).

En 1988 Sony® admitió su derrota y anunció la producción de una línea de grabadoras en VHS. VHS tenía el 95% del mercado. El resultado, VHS se convertiría en el estándar por los próximos 10 años.