Niurka Lecusay Guerra se formó como ingeniera de sonido y se especializó en restauración y masterización de archivos sonoros, labor que desempeña en la casa discográfica “Producciones Abdala”, en La Habana, Cuba.

Mucho antes de trabajar como restauradora, Lecusay Guerra estudió música, pues siempre se ha sentido atraída por esta disciplina. Durante el año de 1995 inició su carrera profesional en la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM). Tres años después, llegaron los primeros sistemas digitales a Cuba y con ello la posibilidad de digitalizar y restaurar todo el archivo de la EGREM, uno de los más grandes del país, con una inmensa colección de música cubana.

“Descubrir eso fue fantástico, es como revivir lo que está guardado, lo que no se podía escuchar y disfrutar porque estaba grabado en cintas análogas”. 

 

Cinta de carrete abierto en edición (Foto: Cortesía Producciones Abdala).
Cinta de carrete abierto en edición (Foto: Cortesía Producciones Abdala)

***

En el año 2013 la casa de Producciones Abdala creó un centro de restauración —iniciativa que tenía la finalidad de conservar el patrimonio sonoro de Cuba— y formó un equipo que se ha encargado de trabajar con los archivos de instituciones que atesoran acervos analógicos y digitales que necesitan digitalizarse y/o restaurarse. 

“Muy pocas son las instituciones que cuentan con el equipamiento activo para desempolvar sus archivos, pero esa es nuestra misión. Afortunadamente el Ministerio de Cultura en Cuba, apoyó la creación de un centro de restauración nacional, brindando la posibilidad de auxiliar a las instituciones o coleccionistas que necesitan rescatar sus archivos”. 

Niurka Lecusay asegura que el centro de restauración en Abdala, tiene garantizadas las herramientas necesarias para hacer los trabajos de digitalización y limpieza de los soportes analógicos. Aunque, menciona, hay complicaciones en materia de infraestructura: las condiciones en las que se encuentra el acervo—como los anaqueles y las condiciones ambientales—, no son las más adecuadas. Sin embargo, asegura que las instituciones están haciendo todo lo posible por mejorar la situación. 

“La conservación de la memoria es algo muy importante para cualquier persona y para cualquier país, si no se resguarda es como si uno dejara de existir. Hemos atravesado momentos muy críticos, situaciones complejas y económicas, pero salimos adelante y seguimos trabajando”. 

***

La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales ha trabajado con muchas colecciones, entre las cuales se encuentran “memorias” con música de la década de los cincuenta hasta nuestros días; así como otras de diversos géneros musicales, de la década de entre los años cincuenta y los setenta, clasificadas por intérprete y por género. 

Por su parte, la casa productora Abdala cuenta con aproximadamente cuatro mil archivos digitalizados y ha trabajado con archivos como el de la Casa de las Américas, del Instituto de Historia de Cuba, de la Biblioteca Nacional de Cuba, de los estudios de Silvio Rodríguez, de Radio Rebelde y de Radio Habana Cuba, entre muchas otras. 

“Esperamos que la gente pueda conocer los archivos, no solo los que albergan música, sino también los archivos de voces. Por ejemplo, el Instituto de Historia de Cuba tiene una colección que se llama “Universidad del Aire”. Son personalidades e intelectuales de la década de los cincuenta y sesenta que impartían clases sobre diversos temas a través de la radio”.

Limpieza de cinta de carrete abierto (Foto: Cortesía Producciones Abdala).

Los proyectos discográficos digitalizados se dan a conocer con spots de radio y videoclips para televisión. También se dan charlas en escuelas — sobre todo de música— para alentar a los alumnos a adentrarse en el mundo de la preservación y que las nuevas generaciones se sientan interesadas en continuar con trabajos de restauración, dando pie a más investigaciones en el ámbito.

“En Cuba hay un renacer de ese interés por rescatar esa memoria, tenemos la responsabilidad de saber de dónde venimos, tenemos que conocer las raíces, la cultura y a nuestros ancestros”.