El vocablo latino accessus da lugar al término en castellano acceso. Encierra el concepto del acto de aproximarse a algo o de alcanzarlo.

En el campo de las instituciones dedicadas a la conservación de la memoria el término acceso se aplica de forma integral al conjunto de recursos y dispositivos disponibles que permiten eficientemente al público usuario acercarse al acervo y recuperar la información embebida en sus contenidos. Para efectos de la construcción de un modelo de gestión y desarrollo de colecciones audiovisuales, cualquiera que sea su soporte, se presume que las tareas de acceso se definen a partir de cinco recursos conceptuales2:

  • La consulta in situ de originales o duplicados subrogados, así como las instalaciones para ejecutar y ofertar este servicio.
  • El catálogo de servicios de acceso, tanto para usuarios internos y externos. Definición del abanico de servicios y su descripción y reglamentación.
  • La aplicación ética de la normatividad de derechos de autor y propiedad intelectual.
  • El alcance de la plataforma informática que regule y sostenga los requerimientos de acceso remotos y en línea.
  • Los dispositivos de páginas y portales de internet/web dedicados a canalizar el acceso y a divulgar los contenidos en custodia.

Osorio Alarcón, Fernando. “Un modelo para la gestión, organización y administración de las tareas que inciden en el desarrollo de colecciones de imágenes fotográficas y medios audiovisuales.” México; 2006. iBook Disponible en Textos de interés en www.fotobservatorio.mx .