Al revisar la historia de los soportes sonoros es evidente que el casete se considera como el primer soporte masivo de grabación que fue presentado por Philips en la exposición de Berlín de 1963 con el nombre de Compact Cassette.

En esta categoría también se encuentran los mocrocasetes, ampliamente utilizados por periodistas y que aseguraban una portabilidad del soporte con sólo 2×1.3×0.2 pulgadas de espesor, donde se podían realizar las entrevistas. Ejemplo de estos soportes son los grabados por Elena Poniatowska y Jairo Calixto Albarrán, documentos que se encuentran resguardados en la Fonoteca Nacional de México.

 

(Fuente. La Conservación en un Archivo Sonoro. Autor. Mariela Salazar Hernández

Primera edición 2018. Producción. Fonoteca Nacional/Secretaría de Cultura. Ciudad de México)