El cartucho -también conocido como ocho tracks- se dio a conocer en el mercado a partir de 1960. Este soporte analógico tenía el mismo principio de la cinta magnética, pero cabía en un cartucho y desde ahí era reproducido en su cartuchera. Se hizo popular porque era la manera en la que se escuchaba música en los automóviles de lujo de los años setenta.

Este soporte de ocho pistas, también llamado Magazine en Argentina, fue popular hasta principios de los años ochenta y fue creado por Bill Lear en 1964, integrante de la corporación Lear Jet, quien unió esfuerzos con las empresas Ampex®, Motorola®, Ford® y RCA Record®.

El cartucho se utilizó mucho en los automóviles Ford, quienes podían reproducir un cartucho con música. Fue así como los usuarios dejaron de lado las grandes consolas, teniendo música de manera portátil. El tamaño de los cartuchos era de 5,25 pulgadas x 4 pulgadas x 1 pulgada, mientras que el ancho de la cinta era de 1/4 de pulgada.

 

(Fuente. La Conservación en un Archivo Sonoro. Autor. Mariela Salazar Hernández

Primera edición 2018. Producción. Fonoteca Nacional/Secretaría de Cultura. Ciudad de México)